Y fuimos a ver a los Rangers de Glasgow

 

Nos encontramos en Glasgow, oficialmente City of Glasgow, situada en las tierras bajas de Escocia, a orillas del río Clyde. Es la mayor ciudad de Escocia y tercera en todo Reino Unido.

Nuestra experiencia fue más futbolera que turística, pues Eloy es un fanático del fútbol y siempre que organizamos un viaje, lo que siempre hace es mirar si hay un partido de fútbol en la ciudad que visitamos y la verdad que normalmente tiene bastante mala suerte, pues casi siempre juegan fuera, pero en esta ocasión, no fue así, jugaban Rangers us Partick Thistle.

Como el partido de los Rangers de Glasgow era sábado a las 15 horas y nosotros estábamos en Edimburgo, pensamos en madrugar y así hacer un poco de turismo antes de ir a las inmediaciones del estadio.

Para ir desde Edimburgo a Glasgow, la mejor opción es el tren de cercanías, así que fuimos a la estación de Waverly Bridge. Los tiques se pueden comprar vía Internet en la página de ScotRail o directamente en los cajeros de la estación. Nosotros los compramos en la estación y su precio fue de 12,70 libras por trayecto de ida y vuelta (mismo precio que en Internet). Sale un tren cada 30 minutos y el trayecto dura más o menos 1 hora.

Llegamos a la estación de Queen St y como era pronto, comenzamos nuestro recorrido por la ciudad.

Nos habían informado que Glasgow no tenía mucho que ver, pero aún así nos apetecía perdernos por sus calles.

Nada más salir de la estación, nos encontramos con George Square, una gran y bonita plaza.

A continuación nos pusimos en busca de la Catedral de Glasgow (andando está relativamente cerca) y una vez allí la visitamos por dentro.

Desde la Catedral, fuimos andando por High St donde nos encontramos con muchos graffitis espectaculares, pues no hay que olvidar, que Glasgow también es famoso por su arte callejero

Nuestro destino era llegar a la estación de St Enoch situada en la calle comercial Trongate, así que a pie, llegamos enseguida, después de hacer varias paradas en alguna que otra tienda.

Una vez en el metro, tomamos el tique de ida y vuelta que costó 3,10 libras. Comentaros que el metro hace un recorrido circular y la parada del estadio es IBROX

Una vez llegamos a Ibrox Stadium, lo primero que hicimos fue buscar las taquillas, pues teníamos que recoger las entradas que habíamos comprado vía Internet a través de la página oficial de los Rangers

Los precios varían en función de la situación en la que os situéis en el estadio.

La verdad que no tuvimos ninguna incidencia y después de hacer una pequeña cola, nos dieron las entradas en un sobre cerrado.

Entradas en mano y a pocas horas del comienzo del partido, lo que tocaba era comer, así que decidimos hacerlo en una de las muchas camionetas de comida rápida que se encontraban en los alrededores del estadio. Una buena hamburguesa con unas patatas fritas fue la comida, de pie y rápido pues había que entrar pronto para no coger más colas.

Una hora antes del partido, decidimos entrar y una vez allí dentro, nos sentamos en los correspondientes asientos. Como el equipo está prácticamente abonado, nuestras entradas no las pudimos comprar juntos, así que nos separaba un asiento entre ambas filas.

Disfrutamos mucho, especialmente Eloy que le encanta todo este ambiente y más porque los Rangers ganaron 2 a 0, así que la afición no paró de cantar y animar al equipo. Que bien se pasa cuando se gana, jeje.

Una vez terminado el partido y después de visitar la tienda oficial de los Rangers para comprar algún souvenir, regresamos de nuevo al metro hasta bajar en la parada St. Georges Cross que es justo la parada de la estación Queen St. para regresar de nuevo a Edimburgo.

Pues hasta aquí nuestra experiencia en el partido de los Rangers, esperamos os haya gustado y como siempre, no os olvidéis SUSCRIBIROS.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.